El estratega se mostró preocupado por lo que percibe como una “pesada carga interna en el equipo“.

En declaraciones luego del partido del domingo que culminó en una derrota por 4-0 ante Copiapó, el entrenador de Cobreloa, Nelson Soto, reflexionó sobre el desempeño de su equipo y las causas detrás de la abultada pérdida.

Soto expresó su preocupación por lo que percibe como una carga interna pesada en el equipo, manifestando incertidumbre sobre su origen y cómo abordarla. Señaló una fragilidad evidente en la actitud de los jugadores al enfrentar la adversidad en el campo, sugiriendo una falta de determinación para sobreponerse a la presión y mantener la disposición necesaria para competir al más alto nivel.

En cuanto a la situación actual del equipo, el entrenador lamentó la percepción de que, a pesar de que estadísticamente aún no son colistas, futbolísticamente se sienten en esa posición. Destacó la falta de competitividad y fortaleza física, señalando que el equipo se vio superado en todos los aspectos por el rival.

Soto describió la derrota como una realidad dura y admitió que el equipo no logró ser competitivo frente a Copiapó. Reconoció que, aunque esperaban que el rival flaqueara físicamente en la segunda mitad, fue Cobreloa quien se desmoronó físicamente, perdiendo todos los duelos y mostrando un desorden en las posiciones en el campo.

El entrenador concluyó destacando la importancia de corregir los errores y mejorar física y tácticamente para enfrentar los próximos desafíos en la temporada.

La derrota del domingo deja a Cobreloa con un importante desafío por delante mientras buscan recuperar su forma y competitividad en el campeonato.

Compartir:

administrator